pan am 103

pan am 103

sábado, 6 de enero de 2018

TERROR EN EL CIELO: DE CÓMO SE LOGRÓ SALVAR AL VUELO 961 DE AIR TRANSAT.

La aeronave involucrada un año antes del suceso (abpic.co.uk).

Para todos quienes viajan a bordo de una aeronave, el darse cuenta que a ésta le sucede algo en pleno vuelo que compromete no solo la integridad física propia, sino la integridad estructurál de la nave misma es la experiencia mas demoledora de sus vidas.


Hoy vamos a ver cómo una tripulación luchó a brazo partido para regresar a una aeronave que quedó tan severamente dañada que estuvo a punto de estrellarse y matar a todos quienes iban a bordo, es el dramático rescate del vuelo 961 de Air Transat.


Es el 6 de Marzo de 2005, nos hallamos en la paradisiaca isla de Cuba, concretamente en el aeropuerto Juan Gualberto Gómez, conocido también como Aeropuerto de Varadero, en Varadero, ubicado en la Provincia de Matanzas, Cuba., en sus rampas de abordaje se encuentra una aeronave de fabricación europea lista para partir.


Es un regordete Airbus A310-308ET matrícula C-GPAT de la aerolínea canadiense Air Transat, está por recibir a los 262 pasajeros que irán al aeropuerto internacional Jean Lesage, en Quebec, provincia francófona de Canadá (recordemos que en Canadá se habla francés e inglés), suben con ellos los 7 asistentes de vuelo y los dos pilotos de quienes se guarda estricto anonimato.


Luego de recibir sus responsivas de vuelo y hacer el consabido push back la aeronave queda en posición de rodar a pistas, eran las 02:48 de la madrugada tropical, los pilotos reciben autorización y los motores gemelos General Electric CF6-80C2A8 cobran vida liberando toda su potencia, la aeronave despega, el vuelo 961 inicia.


Primeros minutos, todo en orden, la aeronave alcanza altitud de 35000 pies (unos 11000 metros), las aeromozas se levantan para dar el servicio, y a los 14 minutos apenas sucedió lo impensable.


Eran las 03:02 de la madrugada cuando un estruendo sacude toda la aeronave provocando la histeria de todo el mundo, en cabina de mandos, los pilotos son tomados por sorpresa, la aeronave comienza a vibrar de forma incontrolable y comienza a hacer algo que en el argot aeronáutico se conoce como Dutch Roll (El balanceo del Holandés.


Ilustración sobre cómo se experimenta un Dutch Roll en un Boeing 747 (Aviation Nepal).


El Dutch Roll es un movimiento de balanceo de las alas y al mismo tiempo la proa del aparato se hace de lado a lado, causando un efecto como de caída de hoja de árbol, este tipo de movimiento puede causar un gran mareo y por consiguiente una pérdida de control situacional, ante esto, los pilotos intentan manejar al aparato desconectando uno de los dos sistemas de piloto automático que hasta entonces mantenían gobernado al aparato y lo vuelan de modo manual usando al mismo tiempo el sistema de piloto automático restante.


Pero el Dutch Roll seguía con tanta intensidad, que la computadora de vuelo desconectó el sistema restante de piloto automático, de modo que ahora los pilotos tienen que volar al A310 de forma completamente manual, entonces, para evitar que el movimiento oscilatorio siguiera haciendo estragos, los pilotos hacen subir al aparato para que, en aire mas delgado, el movimiento de Dutch Roll pudiese ser mas manejable, para entonces ya los pilotos hicieron saber a control terrestre que estaban teniendo un evento de índole desconocida que obligaba al avión a hacer guiñadas incontrolables y que debían descender de inmediato, es entonces que los pilotos tratan de saber qué les había ocurrido, tratan de usar el ECAM (Electronic Centralised Aircraft Monitor o Sistema de Monitor Centralizado, de hecho, la computadora de vuelo) para identificar el problema.


Pero resultó que el ECAM no puede identificar la falla y tampoco mostró ninguna advertencia, los pilotos deben ahora descender, piden autorización para hacer ese descenso que tanto necesitan, mientras esto sucede, ambos pilotos tienen la sospecha de que los dos sistemas de amortiguadores de guiñada, conocidos en inglés como Yaw Damper se habían perdido y por lo tanto estaban permitiendo que el timón de dirección oscilara de forma descontrolada de lado a lado provocando esos cabeceos laterales de proa.


Control terrestre autoriza descenso y los pilotos logran pasar de 35900 pies (12040 metros) a 28000 pies (casi 8540 Mts), para entonces ya habían logrado abatir el efecto Dutch Roll, ahora tenían qué ver a dónde iban a llegar de emergencia, de inicio pensaban llegar al aeropuerto internacional de Fort Lauderdale-Hollywood en Fort Lauderdale, Florida, dentro de territorio estadounidense, el capitán habla a su asistente de vuelo principal para instruír los parámetros de aterrizaje forzoso, posteriormente se pone al habla con la dirección de despachos de Air Transat para discutir qué convenía hacer.


Se deciden por volver a Varadero puesto que allí Air Transat tenía mejores posibilidades y equipo propio para tratar esta eventualidad, eran las 03:39 AM., ya habían pasado 37 minutos de esta dura prueba, y por entonces los pilotos tenían la cada vez mas certera sospecha que algo les había pasado en el timón de dirección dado que los dos sistemas Yaw Damper se habían activado pero no había pasado nada como para evitar el Dutch Roll.


Control terrestre de Varadero instruye al vuelo 961 usar la pista 06, los pilotos hacen recorrido de todos los sistemas para poner a punto a la aeronave para el aterrizaje, con todo en orden era hora de ver si lograban llegar vivos o morían en el intento, toman los mandos y aprietan la mandíbula, en la sección de pasajeros todo el mundo aguardaba en posición de choque, mas de uno rezaba...


Poco a poco la aeronave azul y blanca se acerca a la pista...


Contacto, eran las 04:19 de la madrugada, la aeronave logra posarse aunque para dar dirección en pista los pilotos usan el mando del tren de aterrizaje delantero para mantenerlo derecho, por fin, a la terminal y la tan esperada evacuación de pasajeros y personal aéreo comienza, había lágrimas de terror pero también de alivio, habían sido los 77 minutos mas espantosos de sus vidas.


Cuando los pilotos hacen revisión visual del aparato se sorprendieron y de qué forma, sus peores sospechas se confirmaron, toda la aleta del timón de dirección había desaparecido, solo quedaban girones, y eso que lo estaban viendo a través de las potentes luces del aeropuerto además de sus propias linternas, cuando la luz del día llegó se hizo evidente la magnitud de los daños.


Detalle de la cola sin el timón de dirección (www.iasa.com.au).


¿Cómo pasó eso?.


La TSB canadiense (Transportation Safety Board o Buró de Seguridad en el Transporte) inició investigaciones, y una cosa tenían en mente, una tragedia acontecida en 2001, a solo dos meses de los ataques terroristas del tristemente recordado 9/11.


Resulta ser que, en esa ocasión, un Airbus A300B4-605R de American Airlines que llevaba el vuelo 587 de Nueva York a República Dominicana se estrelló apenas de haber despegado, una primera pesquisa ponía la teoría de un ataque terrorista nuevo, pero tras haber hallado la porción de la cola vertical se llegó a la conclusión de que algo falló con la manufactura del aparato en sí, pues estaba hecha de materiales compuestos.


Los materiales compuestos no eran el peligro en sí, sino la manera tan violenta de operar el timón de dirección que hizo que toda la cola se partiera, obviamente Airbus pasó por alto el hecho de que, como sus timones son mas sensibles a otros modelos de aviones, no tomaron en cuenta que American Airlines enseñaba a sus pilotos que, en caso de turbulencia (estaban despegando con estela de turbulencia dejada por un 747 japonés que decoló antes que ellos) debían usar toda la fuerza necesaria para mantener a raya al avión.


En este caso del aparato de Air Transat se pensaba esto, pero los pilotos mencionaron que bajo ninguna circunstancia usaron fuerza desmedida, sino que, de algún modo, se desprendió de forma súbita tomando por sorpresa a los pilotos quienes hicieron todo lo que pudieron para traer a todos a salvo a tierra.


Un exámen de los grabadores de voces CVR y de datos FDR no arrojó nada concluyente por una buena razón: ambas se borraron durante el evento (no se explica cómo), pero la TSB canadiense llegó a estas conclusiones:


---Una pequeña fractura estructural se pudo haber formado en la sección en que el timón tiene movimiento para dar dirección a la aeronave.

---El modelo Airbus A310 no cuenta con un sistema de refuerzos que impida el crecimiento de algún tipo de fallo por microfractura en la cola.

---El programa de mantenimiento preventivo de Air Transat no contemplaba el exámen serio de posibles fallos estructurales en la cola.

---La armadora Airbus fue cuestionada sobre el real tiempo de durabilidad de los timones de dirección hechos de materiales compuestos.


Sin embargo se lograron adelantos muy buenos a partir de este evento, tales como proveer conocimiento acerca de problemas de timón en modelos de Airbus como el A300-600, el A300-600R y el A310.


A la larga el aparato siniestrado pudo ser rescatado, se le hicieron las reparaciones pertinentes y aún vuela para Air Transat, aquí unas imágenes de cómo luce.



La aeronave reparada 6 años después del incidente con nueva librea (abpic.co.uk).

La aeronave con su tercera librea 10 años despues (abpic.co.uk).


Y pues lo que pudo haber sido un terrible desastre en aguas del Golfo de México se volvió un acto heróico por dos pilotos que, aunque no se sepa sus nombres, siempre quedarán con la gratitud de 262 pasajeros y sus 7 asistentes de vuelo que un 6 de Marzo de 2005 vivieron los minutos mas escalofriantes de sus vidas, ante estos dos valientes me quito el sombrero.




Fuentes:


---Wikipedia en inglés.

---Aviation Safety Network.

---The Guardian.

---AirDisaster.com





No hay comentarios:

Publicar un comentario